Tras su violenta falta contra Silva, Laba ha recibido amenazas

 

La jornada de fútbol disputada el 8 de septiembre de 2019 será recordada, por siempre, como una fecha en la que Matías Laba se convirtió en tendencia por ser el autor de una violenta falta contra Francisco Silva que le causó una gravísima lesión durante la primera parte del duelo de ida de los cuartos de final de la Copa Chile 2019 entre Unión La Calera y Universidad Católica.

Laba, de La Calera, le fracturó la tibia y el peroné de la pierna derecha a Silva, de la Católica, en un partido que concluyó 2-1 a favor de la Máquina Cementera. La dolencia obligó al volante religioso a someterse a una operación y a permanecer alejado de las canchas por un mínimo de seis meses.

La Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) castigó a Laba, mediocampista argentino, con 10 fechas de suspensión en duelos correspondientes al certamen copero.

Aunque Laba no tendrá limitaciones para actuar en partidos de la Primera División A del fútbol criollo, éste no la ha pasado bien en los últimos días, luego de esa falta que le valió ser expulsado.

Una denuncia grave

El martes, en un comunicado oficial, la gerencia de La Calera informó que algunos seguidores de la tropa religiosa han aprovechado el anonimato que proporciona Internet para amenazarlo de muerte.

“Matías ha recibido múltiples amenazas en sus redes sociales que involucran a él y su familia (…) condenamos enérgicamente cualquier acto de violencia que ha intentado amedrentarlo, afectando su situación personal”, indicó La Calera en el documento electrónico que fue publicado el miércoles por CNN Chile.

El club rojizo, que marcha cuarto en la tabla de posiciones de la máxima categoría patria con 30 unidades, aseguró que Laba es un atleta en toda la extensión de la palabra y que su intención jamás fue dañar a un colega.

“Matías, junto con ser un gran profesional, es una gran persona y no merece protagonizar la situación que está viviendo”.

Por: Joseph Ñambre | Twitter e Instagram: @JosephSports27

Foto: Cortesía de La Tercera

 

Escribe tu comentario aquí

comentarios