Sudáfrica marcó el regreso de Chile al máximo torneo

Para Chile, la Copa del Mundo Sudáfrica 2010, organizada por la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA), marcó su regreso a la máxima competición tras una ausencia de 12 años.

Había participado en el evento orbital por última vez en Francia 1998, de la mano del uruguayo Nelson Acosta, y para esa justa estaría al mando de otro extranjero: el argentino Marcelo “El Loco” Bielsa.

Bielsa, quien llevó a Argentina a adjudicarse la medalla de oro en las Olimpiadas Atenas (Grecia) 2004, se presentó en un Mundial por segunda ocasión después de un amargo estreno en 2002, cuando con una Albiceleste, plagada de estrellas como Gabriel Batistuta, Juan Verón y Hernán Crespo, quedó eliminada en primera ronda. Ese evento se jugó en Corea del Sur y Japón.

El estratega gaucho convocó a 23 futbolistas para aquella expedición. Claudio Bravo (Real Sociedad/España), Luis Marín (Unión Española) y Miguel Pinto (Universidad de Chile) conformaron su tridente de arqueros. Ismael Fuentes (Universidad Católica), Waldo Ponce (Universidad Católica), Mauricio Isla (Udinese/Italia), Pablo Contreras (PAOK Salónica/Grecia), Gary Medel (Boca Juniors /Argentina) y Gonzalo Jara (West Bromwich Albion) integraron su grupo de zagueros.

El lote de mediocampistas estuvo compuesto por Carlos Carmona (Reggina/Italia), Arturo Vidal (Bayer Leverkusen/Alemania), Jorge Valdivia (Al Ain/Emiratos Árabes), Marco Estrada (Universidad de Chile), Matías Fernández (Sporting de Lisboa /Portugal), Jean Beausejour (América/México), Rodrigo Millar (Colo-Colo) y Rodrigo Tello (Besiktas/Turquía).

Los delanteros Alexis Sánchez (Udinese/Italia), Humberto Suazo (Real Zaragoza/España), Mark González (CSKA Moscú/Rusia), Fabián Orellana (Xérez/España), Gonzalo Fierro (Flamengo/Brasil) y Esteban Paredes (Colo-Colo) completaron la nómina.

Chile disputó partidos del Grupo H, donde también estaban España (monarca de Euro 2008 y a la postre campeón de esa cita), Suiza y Honduras.

Debutó en el estadio Mbombela de Nelspruit, el 16 de junio, frente a Honduras y la batió 1-0 con tanto de Beausejour. Cinco días después, en el Nelson Mandela Bay de Puerto Elizabeth, dominó 1-0 a Suiza con gol de González.

Cerró su participación en primera fase, con un revés 2-1 ante España, el 25 de junio en el Loftus Versfeld de Pretoria. David Villa y Andrés Iniesta anotaron por los ibéricos. Millar descontó.

Con seis puntos sumados, peor diferencia de tantos que el cuadro español (+1 contra +2), la condenó a clasificar a segunda vuelta como segundo de la llave y a medirse con Brasil, líder del lote G.

El conjunto verdiamarillo eliminó a La Roja con un contundente 3-0. Juan, Luis Fabiano y Robinho movieron las piolas en ese desafío, realizado en Ellis Park de Johanesburgo.

La goleada brasileña terminó con el sueño de una agrupación que, sin importar ese resultado, tendrá el mérito de haber devuelto al balompié austral a la máxima vitrina universal.

Por: Joseph Ñambre | Twitter: @JosephSports27

Foto: Cortesía de El Gráfico

Escribe tu comentario aquí

comentarios