Octavio Rivero le guiña el ojo al Cacique

 

El uruguayo Octavio Rivero no olvida su pasado por Colo-Colo, uno de los clubes de fútbol más importantes de Chile.

El jueves, en una entrevista concedida a Redgol, el delantero del Santos Laguna aseveró que su principal objetivo es consolidarse como un jugador titular para tener más chance de ser convocado a su seleccionado nacional, algo que en la Liga MX de México no ha podido conseguir.

Por ese motivo, el ariete, de 27 años, considera la posibilidad de regresar al equipo que hace vida en el estadio Monumental David Arellano de Santiago.

“Desde que me fui tengo en la cabeza volver en algún momento. Es un club que quiero mucho, me fue muy bien, ganamos títulos. Me encanta el club y a mi familia también, es un combo, me muero de ganas por estar en Colo-Colo”, expresó Rivero. “Hay otras cosas, hoy mi presente está acá (en México), pero mi intención y mis ganas de volver a Colo-Colo están en cada mercado de pases y ojalá algún día se dé”.

Buenos números

Con la oncena indígena, el charrúa laboró desde 2016 hasta 2018 y disputó 62 encuentros, en los cuales anidó 23 goles, de acuerdo con Soccerway.com.

Su anhelo de regresar a suelo trasandino es inmenso, aunque sabe que para que se cumpla su deseo necesitará que la tropa colocolina desembolse una gran cantidad de dinero.

“Lo entiendo, sé de la manera en que me compró el club mexicano y era mucho dinero. Mi intención no es hacerle gastar plata a Colo-Colo, si se da tiene que ser favorable para todos”, explicó el artillero a Dale Albo.

Rivero, quien apenas ha disputado 15 minutos en cinco fechas con Santos y todavía no ha movido las redes en el Torneo Apertura 2019 de México, acumula 67 dianas en 193 duelos como profesional.

Durante su trayectoria ha trabajado para Central Español (Uruguay), Rentistas (Uruguay), O’Higgins (Chile), Whitecaps de Vancouver (MLS/Canadá), Colo-Colo (Chile), Atlas FC (México), Nacional (Uruguay) y Santos Laguna (México).

Por: Joseph Ñambre | Twitter e Instagram: @JosephSports27

Foto: Cortesía de Redgol

 

Escribe tu comentario aquí

comentarios