El portero Johnny Herrera idolatra a Claudio Bravo

 

Johnny Herrera, portero chileno, es una de los futbolistas de mayor renombre que actúan en la temporada 2019 del Campeonato Nacional de Primera División A. Es el titular de Universidad de Chile y también una de las piezas habituales en el seleccionado patrio, dirigido por Reinaldo Rueda.

El cancerbero, de 37 años, empezó su carrera en 1999 con La U y permaneció con ella hasta 2006, cuando pasó al Corinthians de Brasil en la que es, hasta ahora, su única experiencia en el balompié extranjero. Luego jugó para Everton (2007-2008) y Audax Italiano (2008-2010) antes de retornar a la institución académica de sus amores en 2011.

Con La Roja ha visto acción en 24 duelos desde 2002 y fue suplente de Claudio Bravo, actual guardameta del Manchester City de Inglaterra, en las Copas América Chile 2015 y Estados Unidos 2016. En ambas su tropa se consagró.

Se alista para ser el titular de la agrupación escarlata para los duelos amistosos contra México y Estados Unidos que se desarrollarán a finales de marzo. Lo hará porque Bravo aún se recupera de una lesión.

Aseguró, en una conversación con La Tercera, que tratará de hacer su mejor esfuerzo para darle un triunfo al conjunto  y, de paso, “calzar” los botines de un Bravo por quien siente una profunda admiración, al punto de lo considera “inamovible del seleccionado” siempre y cuando esté sano.

“Claudio Bravo es el mejor arquero que vi en la selección, por lejos. No sé si el mejor, pero sí el más exitoso, lejos. Por dónde jugó, por lo que consiguió, no es menor de catalogar”, explicó Herrera. “Más allá de que hayamos nacido en equipos distintos, hay que ser súper objetivo con lo que él consiguió. Cuando yo estuve con en la selección, me tocó competir el puesto con el mejor arquero de la liga española y del Barcelona. No es menor”.

Herrera y el cuadro Azul Azul arrancaron el certamen chileno de forma lenta. Con cuatro puntos sumados en tres fechas, se ubica en la séptima posición de una tabla encabezada por Colo-Colo (9). Esto, aunado a una temprana eliminación en fase previa de la Copa Conmebol Libertadores 2019, le causa preocupación, aunque no llega a desesperarlo.

“Da pena no estar en la Libertadores. Era una oportunidad tan bonita para estar peleando como institución. Lo más probable es que te sientas un poquito frustrado”, explicó el guardavallas al referirse a la serie ante FCB Melgar (Perú) de la justa continental. Aseveró que el combinado azulón se enfocará, de ahora en adelante, en lograr el doblete doméstico chileno (Liga y Copa).

Por: Joseph Ñambre | Twitter e Instagram: @JosephSports27

Foto: Cortesía de La Tercera

 

 

Escribe tu comentario aquí

comentarios