[Columna] Ahora es cuando: Este es el campeonato de O’higgins o Cobreloa

columna

Celestes y loínos atraviesan por un excelente momento y ya se perfilan como candidatos a ganar el Torneo de Apertura 2013.

Si no es ahora, ¿cuándo? O’higgins de Rancagua y Cobreloa de Calama pasan por un tiempo excelente. Buenos resultados, buenos jugadores, buenos partidos y eficiencia en las dos áreas. Pero debemos recordar algo: el fútbol es de momentos. O sea, tienen que aprovechar ahora porque no sabemos qué viene después.

Los loínos han hecho un 2013 redondo. En el Torneo de Transición lograron el tercer lugar y la clasificación a Copa Sudamericana de la mano de Marco Antonio Figueroa. Hoy, marchan punteros del Apertura, en octavos de final de Copa Chile y fueron eliminados en un polémico partido ante La Equidad en la segunda fase del certamen continental. Eso sí, con un cambio de aire necesario, ahora son dirigidos por Jorge García.

Los celestes van para las dos temporadas al mando de Eduardo Berizzo, fiel seguidor del estilo bielsista, y han logrado buenos números. El año pasado llegaron a la final del Torneo de Apertura ante Universidad de Chile pero, por malas decisiones arbitrales, no pudieron conquistar su primer título. En dicha oportunidad cayeron por penales y el campeonato fue para los azules. Hoy, ocupan el tercer puesto del Apertura con 15 puntos (segundo es Universidad Católica con 17 unidades).

Ahora, al momento de analizar por qué son candidatos aparecen varios términos que hacen creer que entre estos dos equipos estará el campeón del Torneo de Apertura 2013. Si, aún es pronto para sacar conclusiones y en el fútbol todo puede pasar, pero ya van ocho fechas del campeonato, tiempo suficiente para especular con datos verdaderos.

Cobreloa y O’higgins tienen buenos resultados y algo en común: no han sido locales en el Apertura. Por más que se diga que sí, ninguno de los dos equipos juega en Calama o Rancagua, ciudades de verdadera localía. Mérito extra porque significa que están para ganarle a cualquiera donde sea.

Ambos clubes salen a atacar. No especulan, hacen buen fútbol, mueven la pelota y meten goles. Hacen buenos partidos que da gusto de ver, no son equipos que ganan porque atacaron una vez y anotaron, no, atacan siempre y anotan siempre, además defienden muy bien.

Se les fueron buenos jugadores y supieron rearmarse. En Cobreloa partieron su goleador Sebastián Pol; Bryan Cortés, fundamental en el medio campo; Francisco Pizarro que tuvo buena participación el campeonato pasado. Llegaron el argentino Jonathan Chaves, que en lo personal encuentro un jugadorazo, y revivieron el estilo de juego de Hugo Droguett, gran figura de la actual campaña loína; además de otros refuerzos que muestran buen juego.

En O’higgins partió el capitán Luis Marín y el paraguayo Juan Rodrigo Rojas, ambos a la U, Boris Sagredo, pero llegaron buenos refuerzos y los que ya estaban levantaron su nivel. Son altas en Rancagua Paulo Garcés, arquerazo; Francisco Pizarro y otros más.

Pero los que ya estaban alzaron su nivel y dicen: mi equipo es candidato para ser campeón del Apertura. Droguett, Lima, Chaves, Cuellar, Palos, Rocco, Suárez, y otros más hacen que Cobreloa esté donde esté. Jugadores que se mueven por toda la cancha, que manejan el medio campo, que meten goles y que son sólidos en defensa, equipos así deben ser campeones. No por nada los loínos llevan un invicto impresionante de 26 partidos.

En O’higgins están los Garcés, Barroso, Opazo, Ugglesich, López, Leal, César Fuentes, Ordenes, Figueroa, Calandria, Pizarro, Escobar y otros que hacen de los celestes un equipo temible. Ya no son un equipo pequeño, hoy son un grande y firme candidato al título. La gente de Rancagua debe sentirse orgullosa por el progreso de su equipo y por las garras que muestran en la cancha, porque así van bien encaminados.

Finalmente, me atrevo a decir que loínos y celestes son firmes candidatos al título. De estos dos sale el campeón, este no es el torneo de los tres principales grandes, pese al buen momento de Católica, pero este es el tiempo de las regiones, de O’higgins y Cobreloa que tienen que saber utilizar sus armas y sacarle el mayor provecho a sus jugadores, como si lo están haciendo Berizzo y García.

Bien por ellos, bien por O’higgins, bien por Cobreloa, bien por Rancagua, bien por Calama.

imagen: Cool & Art

Escribe tu comentario aquí

comentarios