Chile debuta un 14 de Septiembre en los Juegos Olímpicos de SIDNEY 2000.

En Oceanía, la selección masculina de fútbol, categoría sub 23, gestó una de las hazañas más importantes del deporte olímpico chileno.

La Roja, con la adición de los veteranos Nelson Tapia (arquero), Pedro Reyes (defensa) e Iván Zamorano (delantero y capitán), se presentó en las Olimpiadas Sídney 2000 y subió al podio, al ocupar la tercera posición.

Lo logró el 30 de septiembre de aquel año, tras vencer 2-0 a Estados Unidos en duelo por la medalla de bronce, en el que “Bam Bam” Zamorano brilló al marcar un doblete.

El delantero, que en ese entonces militaba en el Inter de Milán italiano, anotó un penal a los 69 minutos, y 15 fracciones más tarde (84’) volvió a mover las redes para decretar la pizarra definitiva.

Zamorano, quien dos años antes había jugado el Mundial Francia 1998, aprovechó la justa para demostrar su calidad y, con seis tantos convertidos, lideró la tabla de goleadores.

El hondureño David Suazo y su compatriota Reinaldo Navia, ambos con cuatro anotaciones, compartieron la segunda posición del departamento.

Los cancerberos Javier Di Gregorio y Johnny Herrera; los zagueros Cristian Álvarez, Manuel Ibarra, David Henríquez, Rafael Olarra, Alex von Schwedler y Andrés Oroz; los volantes Patricio Ormazábal, Mauricio Rojas, Rodrigo Núñez, Rodrigo Ríos, David Pizarro, Rodrigo Tello, Milovan Mirosevic y Francisco Arrué, además de los delanteros Alejandro Carrasco, Sebastián González, Gamadiel García, Héctor Tapia y Julio Gutiérrez también formaron parte de esa agrupación, según emol.com.

Todos estuvieron a las órdenes del entrenador Nelson Acosta, uruguayo que dos años antes había guiado al cuadro transandino a la Copa del Mundo.

Antes de treparse al cuadro de honor de la disciplina, que fue dominada por Camerún y tuvo a España como subcampeón, Chile batió en sucesión a Marruecos (4-1) y a la tropa ibérica (3-1) antes de caer 1-0 ante Corea del Sur.

Esos duelos correspondieron a la primera fase, en la que la oncena austral integró el Grupo B. En cuartos de final, la representación nacional dominó 4-1 a Nigeria previo a perder 2-1 ante el combinado camerunés en semifinales.

La proeza de ese elenco permitió que Chile no regresara con las alforjas vacías de la competición multideportiva y ampliara su colección de preseas.

Su premio broncíneo es uno de las cuatro que ha conseguido una delegación local desde que inició su participación en la máxima cita universal en Atenas 1896.

Forma parte de una de las páginas célebres para una nación sudamericana que en 31 intervenciones en el evento también ha alcanzado un par de galardones de oro y siete de plata, para totalizar 13, de acuerdo con sports-reference.com.

Pero ninguno de los otros 12 círculos se logró en especialidades de conjunto, algo que convierte a la proeza de ese equipo en mágica e inolvidable.

Por: Joseph Ñambre / @JosephSports27

Foto: Cortesías de t13.cl y barriobravo.cl

Escribe tu comentario aquí

comentarios