Alfieri, el hombre que descubrió la mentira del “Condor” Rojas

 

Ricardo Alfieri, fotógrafo argentino, estuvo en el estadio Maracaná de Río de Janeiro, Brasil, cuando ocurrió el bochornoso incidente, conocido como El Bengalazo que fue protagonizado por el portero chileno Roberto “Condor” Rojas hace 30 años.

En la cancha, el reportero de El Gráfico, presenció el momento en el que una bengala cayó en la cancha, mientras Rojas defendía el arco en un duelo que Brasil le ganaba 1-0 a Chile en el minuto 67 y definiría un cupo a la Copa del Mundo de Fútbol Italia 1990.

No desperdició una sola de sus tomas de aquel 3 de septiembre de 1989 y registró las acciones, tras la caída del cohete. Rojas aprovechó el momento para fingir una cortadura en su rostro y en pro de conseguir que se confiscara el juego a favor del elenco nacional.

“La farsa” de Rojas fue descubierta por las autoridades de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA), gracias a una fotografía de Alfieri, en la que se aprecia que el artefacto pirotécnico cayó lejos del guardameta. Rojas pagó caro su plan, porque el ente lo vetó de la práctica de la disciplina y excluyó a la oncena austral de las Eliminatorias Sudamericanas rumbo al Mundial Estados Unidos 1994.

Recuerda esa escena

En una entrevista concedida a Emol.com, Alfieri hizo gala de una memoria impresionante al hablar de la escena que puso en tela de juicio la integridad del balompié criollo.

“Me acuerdo que Brasil ya ganaba y que era un ataque de Chile pasado los 20 del segundo tiempo. El portero Claudio Taffarel atrapa el balón y hace rápidamente hace un saque bastante largo. En ese momento, veo que sale una bengala detrás del arco de Rojas y como yo estaba en el costado, por el lado del juez de línea, pude hacer una secuencia completa de la caída. En total fueron como 14 o 15 fotos”, recordó Alfieri, quien nunca creyóla versión de Rojas.

“Había mucho humo y Rojas estaba todo ensangrentado, pero la situación me generaba confusión. Algo no me cuadraba, me parecía que el artefacto no le había pegado, aunque siempre hubo algo que me hacía dudar”, explicó el comunicador visual que vio cuando los criollos abandonaron el campo en forma de protesta.

“Mucho rato después. Había pasado más de una hora de la suspensión y ya nos íbamos a ir a cenar. En ese momento mi compañero brasileño, Paulo Teixeira, me pregunta si yo había capturado algo. Ahí le digo que tenía una secuencia y que algo no me cuadraba. Cuando le digo lo que creía, va y se lo dice a los periodistas de su país. En ese instante todos se lanzan sobre mí para preguntarme. Empecé a salir en vivo y repetí la teoría que tenía. El tema es que justo me vieron las autoridades de Conmebol (Confederación Sudamericana de Fútbol) que estaban en el Maracaná y, de inmediato, me mandan a llamar”.

Una imagen que le dio la vuelta al mundo

Comentó que tuvo que revelar rápidamente, con las técnicas de la época, las imágenes para mostrarlas al personal de FIFA y Conmebol, algo que jamás pensó.

“Fue algo breve. Me llevaron al palco presidencial y allí también estaba Ricardo Teixeira (presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol). Después de escucharme dicen que hay que revelar de inmediato las fotos, el tema era que por esos años ese proceso demoraba y no se podía hacer en cualquier parte”, señaló. “Ellos estaban decididos a tener alguna imagen aclaratoria porque a esa altura Brasil estaba quedando descalificado del Mundial, lo que era una catástrofe. Ellos cuadraron todos para revelar los negativos, pero hubo que esperar todo el proceso y a esa altura ya habían pasado cerca de tres horas desde lo ocurrido. No hubo presiones, aunque yo sí estaba todo presionado por el lío en que me había metido”.

Su foto, empleada por el Tribunal Disciplinario para sancionar a Rojas y Chile, le otorgó fama instantánea, algo que nunca imaginó, sobre todo, en una era en la que no existían redes sociales.

“Al final salieron las fotos y en ella había una que ya es famosa: la de la bengala cayendo a eso de un metro y medio de Rojas. El veedor de la FIFA hizo unas copias y se las llevó. A esa altura era la única prueba que existía”, dijo Alfieri, quien considera que su material fue único.

“Para mí fue un logro profesional, pero también tenía la parte triste de que nunca quise perjudicar a Chile ni a Rojas. Él era un tremendo jugador, un arquero bárbaro, yo jamás le quise hacer daño a él o a Chile, pero yo sabía que esa imagen sería clave y traería graves consecuencias. Yo lo único que hice fue mi labor, yo como fotógrafo tenía una evidencia y la entregué cuando la pidieron…. No quise perjudicar a nadie”.

Acusaciones

Acotó que algunos hinchas de La Roja lo acusaron de beneficiar a Brasil, algo no quiso hacer.

“Cuando volví a Buenos Aires me llamaban de Chile, me decían que yo estaba ayudando a Brasil y a la FIFA. Incluso, un conocido chileno me dijo que ellos tenían una foto de la bengala pegándole a Rojas, muy distinta a la mía. Yo les dije que si era así, que la presentaran como prueba, yo lamentablemente tenía otra imagen y en ella se veía que la bengala caía bastante lejos”.

Añadió que nunca tuvo chance de conversar con los protagonistas de aquel polémico incidente.

“Jamás tuve un acercamiento con alguien de la ‘Roja’. Ni ese día en el estadio ni después. Hasta el día de hoy nunca conversé con algún involucrado.

Por: Joseph Ñambre | Twitter e Instagram: @JosephSports27

Foto: Cortesía de Emol.com

Escribe tu comentario aquí

comentarios