A “Pinigol” lo busca El Carbonero

 

 

Mauricio Pinilla es un delantero de élite y por eso es tentado por varios clubes nacionales e internacionales. El miércoles apareció una oferta del Todopoderoso Peñarol de Montevideo, uno de los equipos más importantes del fútbol uruguayo, que pretende adquirirlo para la temporada 2019.

Pinilla, de 34 años y quien salió airoso en una querella legal contra Universidad de Chile –en la que recibió una compensación millonaria-, se convirtió en uno de los objetivos de El Carbonero que sufrió seis bajas y desea ser competitivo en un año en el que afrontará la liga local como la Copa Conmebol Libertadores 2019.

El interés del conjunto aurinegro surgió después de que el atacante argentino Lucas Viatri abandonara la institución a finales de 2018, razón por la que el entrenador Luis Diego López le exigió a la Junta Directiva del elenco que lo fichara.

López, timonel de 44 años, dirigió a “Pinigol” en el Cagliari de la Serie A, Primera División italiana, en la campaña 2013-2014. En esa oportunidad el artillero trasandino disputó 27 choques, marcó ocho goles y repartió tres asistencias.

Emol.com reportó la noticia y aseguró que la transacción podría concretarse en las próximas horas, luego que el jugador se someta a exámenes físicos.

De conseguir trabajo, Pinilla añadiría un nuevo destino a su currículo, pues ya ha mostrado su talento en Chile, Italia, España, Portugal, Escocia, Brasil y Chipre.

Ha jugado para La U, Chievo Verona (Italia), Celta de Vigo (España), Sporting de Lisboa (Portugal), Racing de Santander (España), Heart of Midlothian (Escocia), Vasco Da Gama (Brasil), Apollon Limassol (Chipre), Grosetto (Italia), US Palermo (Italia), Cagliari (Italia), Genoa (Italia) y Atalanta (Italia).

Peñarol, pentacampeón de la Libertadores, tendrá buenos exámenes en la edición 2019 de la justa continental. Formará parte del Grupo D junto con Flamengo (Brasil), Liga Deportiva Universitaria de Quito (Ecuador) y San José (Bolivia).

Por: Joseph Ñambre | Twitter: @JosephSports27

Foto: Cortesía de David Vásquez / El Mercurio

Escribe tu comentario aquí

comentarios